jueves, 30 de mayo de 2013

Mi tendinitis aquilea (2), ¿Luz al final del túnel?

Si, el lunes fue el día mágico. Ese día que sales a correr por que toca probar cómo va la lesión, con más intención de ver donde te duele para contárselo al día siguiente al fisio que otra cosa, y de repente… ¡no te duele! A pesar del miedo con el que das cada zancada, y de como casi cierras los ojos esperando dolor en los peores apoyos… nada, ni una ligera molestia.

Tras un mes y una semana totalmente parado vi un rayo de esperanza en la última visita al fisio, cuando me dijo que la inflamación en el tendón había desaparecido y que solo quedaba en las inserciones de este en el calcáneo. ¿Eso será bueno? No quise tirar las campanas al vuelo y me tire otra semana sin correr. Estirando todos los días en tres sesiones y sin dar una zancada rápida ni para coger el metro. Así hasta el lunes cuando decidí salir a probar y el martes visita al fisio sin poderme aguantar la sonrisa al contarle las nuevas noticias.

¿Estoy quiere decir que estoy curado? No, no me lo tomo así porque sigo notando la parte baja del gemelo y el sóleo rígida, tensa… es difícil de explicar. Pero me lo tomo como que puedo empezar una nueva fase, la de recuperación, que siempre será más divertida que no poder hacer nada no?

Y en ello estoy, probando con mucho cuidado esta semana a correr y sobretodo dándole a la bici, a ver cómo responde el tendón, esperando estar de vuelta cuanto antes y disfrutando del campo que está precioso con tanta agua.

La verdad es que este mes se me ha hecho muy largo, casi di toda la temporada por perdida, pero si todo va respondiendo bien lo mismo llego a alguna carrera en Septiembre u Octubre… veremos cómo va el asunto. De momento disfrutaré del MAM y del GTP animando desde la barrera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...